Running in Morocco

Comment

Uncategorized

Nuestra amiga Belén nos envía una muestra de lo internacional y multicultural que es este club, posando desde algún lugar del continente africano desafiando a la orden de la señal de parar.

Los que conocemos bien a Belén, sabemos que no hay señal de tráfico que la detenga y mientras miles de africanos intentan buscar una oportunidad en el continente europeo, ella hace el camino inverso en  busca de la paz en las áridas tierras marroquíes.

Agradecemos a los de la media luna que ante la exuberancia de una guapa pelirroja luciendo la remera de un gran club, no la hayan canjeado por camellas como acostumbran.

Gracias Belén y que viva el Magreb libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *