Daily Archives: 04/12/2018

Maratón Valencia 2018

Valencia…el día que fuimos finishers.

Después de dejarnos llevar cada un@ por nuestros motivos , a primeros de año decidimos que este año el DCabrerizos iba a volver a la maratón de Valencia. Hubo varios culpables y una instigadora principal, cuyos nombres no es menester meneallos, que provocaron esta locura a la cual nos sumamos otros miembros del club, algo mas cuerdos aparentemente, pero que a la hora de la verdad también tenemos el ladrillazo runner bien dado.

Después de que Belén se hiciese cargo de la parte logística para Valencia, materia en la que es Doctora Cum Laude y habiendo hecho la inscripción unos seis meses antes de la prueba, nos encontrábamos como Hernán Cortés y sus huestes al llegar a México, con las naves-excusas quemadas, y sin otro camino que tirar de entrenamientos hasta el hartazgo.

Y dio comienzo ese largo peregrinar de entrenamientos unos más tediosos, otros más intensos, que poco a poco todos fuimos cumpliendo hasta lograr una forma física sino esférica al menos con forma de naranja (algo que venia muy al caso). En ese camino como siempre nos acompañaron otr@s amig@s del club que con su aliento nos han animado en la preparación de este logro.

Como en cualquier lucha esta vez también tubimos bajas y esta vez la china le tocó a Juanmi que no pudo recuperarse a tiempo de una lesión, pero su presencia virtual ha estado muy viva en esta maratón y sus sabios consejos en la materia no han caído en saco roto. Cualquier año la vas a hacer…y lo sabes.

Y como si nada llegó el ansiado fin de semana del maratón. Nos encaminamos a Valencia por diversos medios y en horarios distintos  para despistar al enemigo, y a nuestra llegada pudimos comprobar la excelencia de nuestra jefa de logística. Desde nuestros alojamientos (algunos a pie de Catedral, porque ya se sabe que a Dios rogando y con las zapatillas corriendo) hicimos los últimos preparativos, y afrontamos largísimas colas, para recoger los dorsales y la bolsa del corredor, eso si en un lugar muy bonito y muy soleado, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

También hemos tenido tiempo de saborear la gastronomía local que en este caso es muy adecuada al runner, destacando una fideua y un arroz exquisitos. Todo ello en sacrificio de unos correctos niveles de carbohidratos.

Finalmente llegó el día dos, y al rayar el alba nos reunimos en el sitio indicado para que gracias a Jorge y a nuestro road manager Jose Luis se nos transportase hasta la línea de salida. La épica del corto viaje ha sido apoteósica, con mas presencia policial que en la Boda Real nos aventuramos a cruzar la ciudad en un vehículo de alta ocupación, casi tanta como el camarote de los hermanos Marx. Una situación hilarante, que una vez culminada con éxito no tiene precio.

Al llegar a la línea de salida donde se arracimaban miles y miles de personas  nos fuimos separando cada uno a su cajón de salida. Muchísima gente y muy buen ambiente, mucho corredor extranjero, alguno famosete (con el que las mas listas de la clase se fotografiaron) y hasta corredores invidentes, nos apretujábamos en una amplia avenida que teníamos abarrotada como un hormiguero.

Llegó la hora, animados por dentro y por fuera (charangas, música en directo, altavoces, los ánimos del publico ) comenzaron a caer los primeros kms que te llevan por la zona portuaria y la universitaria, allí nos cruzamos con el que luego sería el ganador y nuevo recordman de la prueba Leul Gebreselassie, que junto al grupo que lideraba la carrera iban a una velocidad digna de Marc Márquez y su Honda de moto GP.

Tras pasar por la zona donde nos esperaban nuestras familias y amigos, y una vez cargadas las pilas emocionales, llegamos a la mitad de la prueba mas frescos que una rosa. Poco a poco la carrera nos iba llevando al corazón de la ciudad donde había más gente aún y continuaban los ánimos, un ambiente de carrera fenomenal. En ese momento que las fuerzas comienzan a flaquear llegamos al km 32 donde tenían un punto de animación para subir la moral en la zona del famoso muro, genial idea que personalmente me dio alas por unos kms mas.

Y llegó ese punto que ningún runner quiere vivir y que esta prueba exige con frecuencia, el pinchazo, en este caso en forma de dolores musculares que no te dejan correr, de nauseas, etc. Ahí tienes que tirar de corazón y apretar los dientes como hicieron Jorge Sánchez y Miguel dándonos una lección de pundonor para terminar su carrera. Una vez superado ese punto los últimos kilómetros se hacen largos pero disfrutones, lo tienes ahí mismo y no vas a renunciar a ello por nada del mundo.

El momento de llegar a la meta y cruzarla es maravilloso, una gran satisfacción personal y plenamente recomendable, engancha…

Todos los miembros del club conseguimos finalizar, y prácticamente todos logramos nuestros objetivos previos lo que es un gran éxito. Y además tenemos un gran hito que celebrar el de un padre y un hijo que han corrido y terminado juntos un maratón, que además ha sido el estreno por la puerta grande del amigo Jorge. ENHORABUENA!!

Gracias a la familia del DCabrerizos por su apoyo y ánimos durante todo el fin de semana, y muy especialmente a nuestras familias que se dieron la paliza persiguiéndonos en distintos puntos de la carrera, para animarnos, fotografiarnos y a ratos sufrir con nosotros. Es algo que no tiene precio y solo por eso ya merece la pena hacer una maratón.

Como decía en un cartel que nos daba ánimos en carrera “piensa en tu razón”. Yo se lo dedico a mi padre que ha corrido un maratón mucho mas duro que este y también ha sido FINISHER.  

Javi Galván

Published by: